Las aventuras de dos hermanas foodies por Madrid

TriCiclo, un restaurante que enamora.

La recomendación de hoy es muy especial, hacía ya bastante tiempo que deseábamos probar la cocina del restaurante TriCiclo, para ser más concretas desde que descubrimos su Food Truck en una edición de madrEAT, y por fin, tras varios intentos fallidos, la semana pasada llego el día en que nos sentamos a la mesa de este magnífico restaurante del pintoresco barrio de Las Letras.

Nada más entrar por la puerta te das cuenta de que estas en un sitio especial, la estudiada y detallada decoración es impresionante, es como si te trasladaras en el tiempo y aterrizaras en una casa solariega, de decoración campestre. Y es que TriCiclo no solo aporta una de las mejores experiencias gastronómicas que hemos vivido sino que también en un placer para la vista.

restaurante-triciclo-mesa

En esta ocasión Más que hermanas, se transformó en una pequeña familia, ya que disfrutamos de esta velada con unos amigos, concretamente fuimos seis a la mesa para cenar. Lo que en un primer momento no nos convencía mucho, es que reservamos a las 20:45, después fue un gran acierto por la tranquilidad que había en el restaurante.

Con la carta en la mano la decisión más complicada es decidir que no vas a comer!… Y es una decisión difícil ya que con todos los platos se te hace la boca agua.

La carta se divide en tres secciones: La primera de ellas “Del mercado la TriCiclo” una selección de platos de mercado sin muchos artificios, más que nada porque no los necesitan, ya que se trata de productos de primera calidad como ostras, gamba roja, tabla de quesos etc… La segunda “Un paseo en TriCiclo” con platos más tradicionales la de la gastronomía española y según temporada. Y por último la propuesta gastronómica más arriesgada denominada “Un viaje en TriCiclo” con platos fusionadas inspirados en las grandes cocinas internacionales. Casi todos los platos se pueden pedir en 3 formatos: ración, ½ ración y 1/3 de ración, todo un acierto para poder probar muchas cosas, si eres incapaz de decidirte.

Para regar la cena escogimos un vino tinto del Bierzo Pétalos y un vino blanco Rueda Naia.

En nuestro caso nos decidimos por pedir seis platos diferentes para compartir y probar lo máximo posible, dos raciones de cada uno de ellos. Comenzamos con unos rollitos vietnamitas, con carne de cordero y toques asiáticos de cilantro, un primer plato delicioso y refrescante, ideal para abrir el apetito.

rollito-vietnamita-triciclo

La sesión gastronómica continúo con las raciones de arroz pirenaico, con costilla, butifarra y setas, un plato perfecto para compartir, con sabores que te transportan a los fríos días de invierno del pueblo de la sierra, comiendo de la tierra al fuego de la lumbre.

arroz-pirenaico-triciclo

Volvimos a las sugerencias del chef con dos raciones de verdinas con calamar y gambas, el perfecto mar y montaña, las verdinas son un tipo de fabe que en pocos restaurantes suelen servir y que están buenísimas, y la mezcla con el calamar y la gambas potenciaban aún más su sabor.

verdinas-gamba-triciclo

Otro fuera de carta fue el plato de guiso de pollo con carabinero, una combinación arriesgada pero acertada, a nuestro parecer, se compenetraban muy bien estos dos ingredientes, el pollo se deshacía en la boca y que decir del carabinero.

guiso-pollo-carabinero-triciclo

Seguimos con un plato de presa ibérica acompañada con una ensalada de brotes, un clásico con el que siempre se acierta.

vaca-vieja-triciclo

y otra de las sugerencias, el plato de chuletas de cordero en su cama de cuscús, un plato recién llegado de oriente, ideal para transportarnos a los cuentos de las mil y una noches.

chuletas-cordero-cuscus-triciclo

Como postre y muy al estilo francés nos decidimos por una tabla de quesos acompañada por una copa de vino tinto Pétalos. Aunque sabemos de buena mano que sus postres son archiconocidos, pero no podíamos con nada más, nos quedan pendientes para la próxima visita.

tabla-quesos-triciclo

Todos salimos enamorados del TriCiclo un restaurante 100% recomendable y al que sin duda volvernos, ya que cambian su carta adaptándola a la estación del año, así que nos queda la carta de verano, otoño e invierno por probar!

También podéis disfrutar de su otro restaurante TanDem, también en el barrio de Las Letras o de su Street food en su Food Truck.

Restaurate TriCiclo

Triciclo

Calle Santa María, 28 – Reservas en 910 244 798 o través de su web (Reservar con tiempo si queréis fin de semana).

Precio medio por persona entre 25€ – 30€.

http://www.eltriciclo.es/

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies