Las aventuras de dos hermanas foodies por Madrid

Descubre Bangkok, la ciudad de los templos.

El pasado mes de octubre tuvimos tuvimos la oportunidad de embarcarnos en la aventura de visitar tres grandes destinos del Sudeste Asiático: Bangkok, Singapur y Bali.

Nuestra primera parada fue Bangkok , la ciudad de los templos. Estaba en nuestra lista de destinos a visitar, y no nos defraudó en absoluto, al contrario nos sorprendió más de lo que imaginábamos.

Una ciudad de grandes contrastes. En medio de grandes rascacielos aparecen los templos tradicionales. Lo mismo te puedes mover en Tuk Tuk, que coger uno de los trenes más modernos del mundo. Perderte de compras en sus mercadillos callejeros o en un impresionante centro comercial. Vanguardia y tradición en una ciudad mágica, que te robará el corazón. Te contamos todos los detalles de nuestra aventura en Bangkok.

Viaje a Bangkok

Tras varias horas de vuelo, con una escala en Doha (Volamos con Qatar Airways). Llegamos a Bangkok, durante nuestra estancia de cinco días nos alojamos en el Hotel Anantara Sathorn, junto a la estación de metro aéreo Chong Nonsi, y muy cerca del Mercado Nocturno de Patpong, también conocido como El Barrio Rojo. Uno de las más turísticos de la ciudad.

Es bastante curioso caminar entre sus puestos de ropa, zapatos, bisutería, accesorios y casi cualquier cosa. Que se mezclan con puestos de comida callejera que ofrecen desde brochetas, dumplings, noodles o cocos. Os recomendamos ir al anochecer, para verlo en su pleno apogeo y disfrutar de su street food.

Los Templos de Bangkok

Una de las cosas más increíbles de Bangkok, son sus innumerables Templos Budistas repartidos por todo la ciudad. Decidimos hacer una visita guiada, por un guía local, 100% recomendable para conocer las diferentes curiosidades de los templos; Comenzamos por el Templo Wat Traimit o del Buda de Oro, situado en pleno corazón de Chinatown, donde descubrimos la escultura de oro macizo más grande del mundo, y que cuenta con la veneración de miles de fieles.

Segunda parada obligada de nuestra ruta: El Gran Palacio Real de Bangkok, un suntuoso edificio que ocupa una gran extensión de terreno y donde se encuentran otros monumentos importantes. Cómo el templo de Wat Phra Kaew en cuyo interior se encuentra la gran estatua del Buda Esmeralda.

Por último nos dirigimos al Templo Wat Pho para conocer la famosa estatua del Buda Reclinado, y por mucho que te digan las dimensiones que tiene, no te das cuenta de la envergadura de su tamaño, hasta que la ves en persona , ya que no hay forma de verla entera de una sola vez, algo realmente impresionante. Una de esas imágenes que se te quedan para siempre.

Por la tardes disfrutamos de tiempo libre. Por lo que decidimos acercarnos a visitar El Wat Arun o el Templo del Amanecer, un templo diferente a los demás, y que ya habíamos visto desde lejos. Para acceder a él hay que coger un barquito y atravesar el Rio Chao Phraya. Una vez allí no puedes dejar de admirar de cerca las conchas y trozos de porcelana que se usaron para decorarlo y que antiguamente habían servido como lastre para barcos mercantes.


El Wat Arun o el Templo del Amanecer

Por fin y con todo el calor que hacía, llegó la hora de disfrutar de la gastronomía local, en esta ocasión nos decantamos por un restaurante con público local: Home cafe Tha Tien , muy pequeño pero muy acogedor y cercano. Todo un acierto, la comida estaba deliciosa, con ese toque mágico de la comida tailandesa , que convierte lo más simple en una explosión de sabores, conseguido con distintas especias y toques cítricos.

Khao San Road

Seguimos nuestra visita, por la famosa calle de los mochileros, Khao San Road, una calle con mucho movimiento, repleta de bares, restaurantes, y como no sus puestos callejeros donde encontrarás de todo, ropa, baratijas, artesanía ¿y cómo no? ¡Insectos! … Si, si esta es la calle donde están los característicos puestos de insectos comestibles. Pensados para deleite de los turistas, y cuidado en algunos te cobran por hacer fotos.


Khao San Road

En Khao San Road, también se encuentran los mejores Hostel de Bangkok, es una de las zonas más asequibles y común, para hospedarse. Es una de las calles que más nos gustaron, ideal para ir a tomar algo y cenar etc… Cuenta con mucha animación nocturna con Karaokes y discotecas.


Bar en Khao San Road

Crucero por el Rio Chao Phraya

Fue algo que no teníamos previsto y que surgió sobre la marcha, porque si algo bueno tiene Bangkok, es eso que puedes improvisar. En el momento de volver al hotel, teníamos varias opciones: coger un taxi, un tuk tuk, y de repente, se nos ocurrió regresar haciendo un pequeño crucero por el río y descubrir Bangkok, desde otra perspectiva. Algo que nos encantó, que es muy barato y que os recomendamos hacer.

Llegar a estos embarcaderos, puede convertirse en toda una aventura, atravesando callejuelas estrechas y oscuros, que pueden dar un poco de miedo. Pero ya hemos comentado que Bangkok es una ciudad de contrastes, donde convive lo más moderno y rico junto con lo más tradicional y austero de la ciudad y la sociedad. Pero por lo general es una ciudad segura, que puedes recorrer sin problema.

Los Local Boat son el transporte usado entre los locales, para moverse por el río, una opción rápida y muy barata. Desde el barco pudimos ver el el Wat Arun o el Templo del Amanecer en todo su esplendor, y nunca mejor dicho porque cuando anochece lo iluminan y es digno de admirar.

Llegando al hotel, mientras buscamos donde cenar, un local nos paró y nos recomendó un sitio para cenar cerca de allí, así que ni cortos ni perezosos, allí que nos fuimos, es la magia de viajar y descubrir diferentes culturas, que encuentras gente maravillosa.

Llegamos a un restaurante tailandés, en esencia pura! Con sus peceras donde podías elegir tu propia pieza de pescado fresco. La carta no tenía precios, pero ya estábamos allí sentados y con todo el personal atendiéndonos porque éramos los únicos en el restaurante. Otra de las cosas que descubrirnos en este viaje, es que los tailandeses son muy serviciales.

Nos decidimos por un plato de pescado para compartir, ya que dada la experiencia, los platos son contundentes, no preguntéis, porque jamás sabremos que pescado comimos, pero lo que si podemos asegurar es que estaba muy bueno, y muy diferente a cualquier cosa que hayamos probado antes.

Un de las cosas más maravillosas de Bangkok, son sus noches, donde la ciudad se ilumina y se puede disfrutar de unos de los mejores Skyline, y nuestro hotel el Anantara Sathorn tiene una de esas vistas privilegiadas.

Que se pueden disfrutar desde la piscina exterior, que viene genial para refrescarse después de un largo día de turismo. O desde la azotea, donde cuentan con ZOOM Sky Bar & Restaurant y el la ultima planta el ZOOM Sky & Lounge, si no llegas muy tarde, puedes disfrutar del Happy Hour!

Este hotel pertenece a la cadena Minor Hotels, y Anantara es la línea de hoteles del Sudeste Asiático, totalmente recomendables.

Mercados de Bangkok

También visitamos los mercados más famosos de Bangkok, primero fuimos al mercado Mae Klong, a primera vista es un mercado como otro cualquiera, pero su situación entre las vías de un tren lo hace especial y original. Sobre todo cuando suena una alarma, y los comerciantes empiezan a recoger sus toldos y tiene lugar un pequeño revuelo de gente corriendo hacia un lado y hacia otro… Y de repente, un tren atraviesa el mercado, en cuestión de minutos todo desaparece y vuelve a aparecer como si no hubiera pasado nada.

Una recomendación, es que no os pongáis muy cerca de las vías porque aunque no lo parezca hay muy poco espacio cuando pasa el tren, y puede llegar a ser una experiencia un poco agobiante, incluso peligrosa.

Tras esta experiencia… Nos dirigimos al famoso Mercado Flotante de Damnoen Saduak, donde subimos a bordo de una barca tradicional y dimos un paseo por los canales para ver los diferentes puestos y las casas de los locales.

Al final del crucero llegamos, a lo que tantas veces hemos visto en las fotos, el Mercado Flotante, donde se reúnen varias barcas-puestos y puestos alrededor del canal. Aquí se poden realizar compras de especias, frutas, verduras, souvenirs etc… Aunque es algo más caro, que en cualquier mercado ambulante de Bangkok. La experiencia es muy recomendable, y un imprescindible del viaje. ¡Nos fuimos encantados de allí!

Mercado_flotante
Mercado Flotante

El Bangkok más moderno

Además de templos y mercados, Bangkok es una ciudad vanguardista, y cuenta con un montón de edificios modernos, entre ellos numerosos hoteles.

En uno de ellos se encuentra el Restaurante Baiyoke Sky, que tienen unas
maravillosas vistas de Bangkok, que puedes disfrutar desde la plataforma de observación del piso 77 y el mirador giratorio del piso 84, donde te subes y das una vuelta de 360º alrededor del edificio contemplando así la ciudad desde todas las direcciones. El restaurante, cuenta con un bufé con gran variedad de comida internacional, tailandesa y mariscos. Pero todo hay que decirlo, la comida no es precisamente lo mejor, de hecho es bastante normalita, pero las vistas merecen la pena, aunque pierda el encanto gastronómico.

Con estas vistas te das cuenta de lo grande que es esta ciudad, porque al fondo, en el horizonte seguimos contemplando edificios, es como si no se acabara nunca.

Baiyoke_Sky
Vistas 360º Baiyoke sky

Nuestro ultimo día en Bangkok, lo dedicamos hacer miles de compras, ya que el cambio de moneda Euro/Bat nos es muy muy favorable. Las compras en Bangkok pueden ser interminables, de repente lo quieres todo!!!!

Nos dirigimos en metro, que por cierto es uno de los más modernos que hemos visto, al Centro Comercial MBK, uno de los más famosos, y un templo para los turistas. Allí puedes encontrar todo lo que quieras, souvenirs, bolsos, tecnología, bisutería, ropa, calzado… Y todo lo que puedas imaginar, es enorme, no nos dio tiempo a recorrerlo entero. Llega un momento que no sabes en que pasillo estas, así que si ves algo no te lo pienses mucho, porque luego cuesta volver a encontrar ese puesto o tienda.

Chong_Nonsi
Estación de Metro Chong Nonsi o Skywalk

En nuestro ultimo día, también visitamos un mercado local, con un montón de puestos de comida, por el cual pasábamos todos los días, pero estaba en obras y por fin el último día estaba abierto!!!

Mercado_puestos
Mercado Local

Así que no perdimos la oportunidad y nos fuimos directos hacia allí, hicimos merienda cena porque estos puestos cierran bastante pronto.

Es increíble todo lo que ofrecen estos pequeños puestos de cocina callejera, arroces, pollo, cerdo, tallarines, bollitos rellenos, por lo que se hace complicado decidir que comer. Al final nos decantamos por un plato de arroz con verduras y pollo para compartir y de segundo codillo deshuesado con noodels, que estaba buenísimo, de postre probamos unos bollitos rellenos de mermeladas que vimos que había en un puestecillo, donde te los hacían al momento y estaban buenísimos!!!

Bangkok es un destino muy completo, donde aparte de hacer turismo puedes disfrutar de su cultura y de su gran gastronomía. Volveremos seguro, y te recomendamos que alguna vez en la vida viajes.

¡Bangkok Un destino de mil visitas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This