Las aventuras de dos hermanas foodies por Madrid

Rumanía en una semana: Qué ver y hacer.

Este verano hemos viajado a Rumanía en una ruta de una semana, descubriendo  la zona noroeste del País, de Bucarest a la parte rumana de la antigua Moldavia, atravesando Transilvania . Un viaje alrededor de la historia y las leyendas de Rumanía. Para este viaje hemos confiado en Pangea,  ha sido nuestro primer viaje con ellos, y estamos encantados con todo el recorrido, los hoteles, las excursiones y la relación con el personal de Pangea, en especial con Carmen la especialista en viajes a Rumanía.

Nuestro viaje comenzó el 30 de junio desde Madrid, con vuelo directo a Bucarest con Rayanair. Los meses de abril a julio, son perfectos para visitar el país ya que todavía no hace muchísimo calor…

Nuestra primera parada fue Bucarest, la capital de Rumanía, llegamos por la noche y llovía a mares, pero esa noche solo fue de paso, ya que la ciudad de Bucarest la dejamos para el final del viaje.

Sinia

Casttillo_peles_rumania
Castillo de Peles

día 2: A primera hora de la mañana nos pusimos en marcha hacia Los Cárpatos, de camino aprovechamos para hacer un par de paradas, la primera de ellas fue en Sinaia, una preciosa localidad alpina a los pies de los Montes Bucegi, en el Valle de Prahova. Y famosa por el Castillo de Peles, un castillo relativamente moderno ya que fue construido en el Siglo XIX, por el Rey Carol I, el castillo es precioso y está rodeado de jardines y bosques, fue un capricho del Rey y un despliega de ostentación para el resto de Europa.

Fue el primer castillo en ser iluminado con luz eléctrica desde su construcción y también cuenta con un avanzado sistema de calefacción para la época. Cuenta con más de 160 habitaciones y múltiples salones de varias inspiraciones. Si duda merece la pena visitarlo y conocer su historia. Las entradas cuestan 30 Lei la básica y 60 Lei la completa (unos 6 y 12€) y la tasa de fotografía es de 35 Lei.

Después de la visita, que nos llevo varias horas comimos en Sinaia, en un restaurante de comida tradicional rumana. Y descubrimos algunas cosas más de la región, como que Sinaia, cuenta con manantiales de aguas termales, que a lo largo de la historia ha ganado fama como zona vacacional.

castillo_bran_rumania
Castillo de Bran

Nuestra segunda parada fue en Bran, para conocer el famoso Castillo de Bran, una fortaleza medieval, que goza de gran atractivo por ser la antigua residencia de Vlad Tepes “El Empalador” y por su vínculo con el personaje de Drácula en la Novela de Stoker, aunque se sabe que Vlad III Drăculea, en el que está inspirado el personaje, nunca residió allí, si no en el Castillo de Peonari.

Es cierto que la fortaleza impresiona por fuera, por la situación en lo alto de la colina, pero el Castillo en sí nos decepciono un poco, ya que está muy reformado, ya que estuvo habitado hasta casi el 1940 por la princesa Ilena y en el 1956 el régimen Comunista lo convirtió en Museo. Lo que sí que nos pareció encantador fue la Casa de Té, un antiguo granero que transformo la Reina Marie, hoy en día un restaurante abierto al público.

La zona del exterior de la fortaleza esta rodeada de puestecitos de souvenirs, con precios reducidos recomendamos comprar aquí, y también hay puestos con comida, que son increíblemente baratos para comer o comprar productos típicos como quesos y embutidos.

Sighisoara y Brasov

torre_reloj_sighisoara
Torre del Reloj de Sighisoara

Día 3: Comenzamos la ruta de nuevo, esta vez hasta Sighisoara, una pequeña ciudad medieval fortificada, su centro histórico ha sido incluido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad en 1999. De origen sajón, se ve la influencia inglesa en las edificaciones.

La ciudad nos encantó, es perfecta para pasear y descubrir sus rincones, no te puedes perder la Torre del Reloj, el cementerio, las escaleras de los escolares… Cuenta con un montón de tiendecitas, cafeterías y restaurantes incluso uno de ellos está en la casa donde nació el “conde Drácula” nosotros comimos allí y lo recomendamos.

Plaza de Brasov

De Sighisoara volvimos a Brasov, donde pudimos recorrer su calles, esta pequeña ciudad es de origen alemán, y se nota en la actitud de sus habitantes y en la cuidad en sí con un montón de bares y restaurantes repletos de gente, una gran plaza mayor con una iglesia, la famosa Iglesia Negra de Brasov, pero también tiene un barrio rumano encantador, con un recinto Ortodoxo que merece la pena visitar.

Lago_rojo_rumania
Lago Rojo -Lacul Rocu

Día 4:  Atravesamos Los Cárpatos, para adentrarnos en la Moldavia Rumana, en el camino hacemos paradas en el Lacul Roçu (Lago Rojo) perteneciente al Parque Nacional de la Garganta del Bicaz-Hasmaș, es una zona de gran atractivo turístico, sobre todo para los amantes de la naturaleza. El lago es la entrada a la Garganta del Bicaz-Hășmaș, una puerta de entrada natural, formada por el rio Bicaz, que hace de frontera entre las provincias de Neamț y Harghita. Un lugar impresionante y también muy turístico, con cientos de visitantes al día y hasta una selección de puestos de souvenirs.

Después llegamos a nuestro destino la ciudad de Piatra Neamț, es la capital de Neamt, una ciudad pequeña con un casco antiguo muy pintoresco, y rodeada de naturaleza, con un gran lago el Lake Izvorul Muntelui, es el mayor lago de Rumanía y también contiene la presa más grande del país. Nosotros lo vimos de lejos, pero según nos contaron es bonito de ver y cuenta con un pequeño crucero en barco para hacer un recorrido.

Piatra Neamt y los Monasterios de Bucovina

Piatra Neamt, es la lanzadera perfecta para visitar los Monasterios de Bucovina. Construidos entre los siglos XV y XVI y decorados con frescos exteriores, pocos años después. Estas pinturas estaban dirigidas a los campesinos y soldados que se refugiaban tras los muros de los monasterios durante las invasiones otomanas; Para que el pueblo, analfabeto, pudiera comprender los mensajes religiosos, las pinturas están conformadas por representaciones humanas muy realistas y con la representación de entornos de la zona para que se sintieran identificados.

Los monasterios son muy pequeños, y están muy decorados tanto por dentro como por fuera, normalmente sus pinturas representan el calendario santoral ortodoxo, el juicio final y pasajes del antiguo testamento. En el interior también se encuentran altares, reliquias y tumbas.Son construcciones muy singulares, que sin duda merece la pena visitar y conocer su historia

monasterio_voronet_rumania
Monasterio Voronet

Día 5: Visitamos 3 de los Monasterios más famosos, son unos 13 en total. Nuestro favorito fue el Monasterio de Voronet y su gran mural del juicio final. Quizá es nuestro favorito, porque fue el primero que vimos y el que más nos impactó.

monasterio_moldovita_rumania
Monasterio Moldovita

También visitamos el Monasterio de Moldovita, donde predominaban los colores ocres y amarillos. Las escenas más grandes son un árbol de Jessé y el asedio a Constantinopla. Eran impresionantes.

monasterio_sucevita_rumania
Monasterio Sucevita

Y por último, y el mejor conservado de los tres que vimos, el Monasterio de Sucevita, también conocido como el monasterio azul, tiene unas pinturas impresionantes de la “Escalera de las virtudes”, que representa los 30 pasos que hay que dar para llegar al paraíso. Un grupo de ángeles sostiene a los virtuosos para ayudarles a subir, y los condenados caen a un abismo infernal.

Bucarest

Días 6-8: Nuestros últimos días fueron en la ciudad de Bucarest, la capital de Rumanía, una ciudad fascinante; Su ecléctica arquitectura mezcla estilos neoclásico, de entreguerras (Bauhaus y Art Deco), comunista y moderno. El periodo de entreguerras, la arquitectura de la ciudad y la sofisticación de sus élites  dieron a Bucarest el apodo de “Pequeña París”.

parlamento_bucarest_rumania
Parlamento de Bucarest

Lo primero que vimos en Bucarest fue el Palacio del Parlamento Rumano, anteriormente La Casa del Pueblo, es el segundo edificio gubernamental más grande del mundo, por detrás del Pentágono de los EEUU. La verdad que impresiona, y no solo en si el Palacio si no también la gran colección de enormes edificios ministeriales que lo rodean. Esta construcción data de la época comunista y su construcción supuso la destrucción de gran parte del centro histórico de la ciudad.

arco_del_triunfo_bucarest_rumania
Arco el Triunfo Bucarest

También visitamos algunos de los edificios históricos más importantes como el Arco del Triunfo, construido inicialmente en madera, para celebrar la independencia de Rumanía y el final de la I Guerra Mundial, os resultará muy familiar, ya que es un calco del Arco del Triunfo de París, pero este es más pequeño.

Otro de los edificios que más nos gustó, fue el Ateneo de Bucarest, un edificio neoclásico con toques románticos construido en 1888, en gran parte financiado por una colecta popular, dedicado al arte y la ciencia. Está en el centro de la ciudad y es un edificio majestuoso que nos recuerda a los años dorados de la Europa clásica. El Palacio de Cotroceni, la actual residencia oficial del Presidente de Rumanía. El Museo Nacional de Arte de Rumania.

ateneo_bucarest_rumania
Ateneo de Bucarest

La Plaza de la Revolución, la plaza donde se encuentra el Palacio Presidencial donde dictador Ceaușescu daba sus discursos y desde donde escapó en helicóptero el día de la revolución.

El Casco antiguo de Bucarest, merece que le dediques varios paseos y callejees, nuestros imperdibles: Curtea Veche  “La Corte Vieja” los restos de la primera corte de Bucarest donde vivió Vlad Tepes, y justo al lado la Iglesia de San Antonio, la entrada es gratuita y merece la pena entrar. En esta zona también la calle Lipscani, sin duda la calle más animada de Bucarest donde encontrareis cientos de bares y restaurantes. También el Monasterio Stavropoleos, que es precioso y gratuito.

Herastrau el parque más grande de la ciudad, perfecto para dar un paseo, también puedes visitar el Museo Satului, también conocido como el Museo de la Villa donde encontrarás reproducciones de las diferentes casas del pueblo rumano.

Nos ha encantado Rumanía, un país por descubrir, sin un turismo muy explotado y con gente encantadora, agradecer infinitamente a nuestro guía Cornelius , no habríamos aprendido tanto del país y su historia sin el. Volveremos seguro. Muy pronto nuestra guía de Gastronomía Rumana ¿Qué y dónde comer en Rumanía?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest

Share This